Cuentos de Dinosaurios. 6 – “La pandilla se cuenta chistes de dinosaurios”

A la mañana siguiente, Hugo es el primero en despertar, ya que está inquieto por las noticias que le dio Pablo la noche anterior.

¿Cómo puede ser que la manada esté equivocada? ¿Cómo puede ser que la información pasada de generación en generación no sea correcta? Hay algo que falla, hay algo que no concuerda – penso Hugo para si mismo.

Poco a poco se fueron despertando los demás miembros de la pandilla y Pablo se acercó a Hugo.

– ¿Cuándo quieres que nos pongamos en marcha? – le preguntó.

– Sabes – dijo Hugo – he estado pensando toda la noche en lo que me dijiste. Y por más vueltas que le doy, no le encuentro el significado. Nuestra información es fidedigna, se ha ido pasando de padres a hijos y es por todos sabido que detrás de las Grandes Montañas está el Valle de la Hierba Verde. Tengo que pensar en todo esto. No saldremos hoy. No quiero precipitarme y poneros a todos en peligro.

Al oír esto, Pablo sonrió, cuando se aseguró de que Hugo no podía verlo.

Pablo sonrió para sus adentros
Pablo sonriendo para sus adentros

A Pablo le costaba disimular su alegría y se puso a preparar el desayuno para todos para que no se dieran cuenta. Pronto estaban todos sentados en círculo desayunando, cuando Hugo les contó que antes de partir hacia una aventura peligrosa, prefería quedarse unos días en el campamento para meditar la estrategía.

Sauri y Teresa estuvieron de acuerdo con su decisión y Teresa, siempre con ganas de reir y pasarlo bien, guiñándole un ojo a Sauri y a Pablo sin que Hugo la viera, propuso contar chistes mientras desayunaban para calmar los ánimos de Hugo.

Pablo fue el primero que se animó y demostró su gran sentido del humor, contando un chiste que se burlaba un poco de los brazos cortos de los tiranosaurios rex.

– ¿Sabéis por qué la profesora castigó al tiranosaurio rex sin salir al recreo? … porque no levantó el brazo cuando ella preguntó ¿quién había hecho los deberes? – jajajajajajajaja, rieron todos a la vez.

Sauri dijo, yo se otro,  – ¿Qué es tan grande como un dinosaurio, pero no pesa nada? … su sombra.  jajajajaajajajaaja, rieron.

Teresa empezó – ¿Cómo sabes si hay un dinosaurio debajo de tu cama? … porque tu nariz está tocando el techo. jajajajajajajajaaja.

A Hugo se le ocurrió otro – ¿Qué tiene placas en su espalda, espinas en su cola y 16 ruedas? Un estegosaurio en patines. jajajajajajajajaja, rieron todos de nuevo.

Un estegosaurio patinando
Un estegosaurio patinando

¿Cómo puedes saber si hay un dinosaurio en tu nevera? Porque la puerta no cierra. jajajajajajajajajaja

¿Qué hace más ruido que un dinosaurio? Dos dinosaurios. jajajajajajajaja

Y así estuvieron toda la mañana riendo sin parar.

¿Sabes algún chiste de dinosaurios? Cuéntanoslo. ¿Qué crees que está pasando? ¿Quién está en  lo cierto, Hugo o Pablo? ¿Por qué ha sonreído Pablo cuando Hugo ha decidido retrasar su viaje?

No te pierdas las próximas aventuras de nuestros dino-amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *